El manual beta de Baraka contemplaba la creación de personajes simbiontes e IAs pero sin entrar en demasiado detalle, asumiendo que el jugador y el máster se pondrían de acuerdo sobre los aspectos concretos. También quedaban en el aire las mecánicas exactas por las que «funcionarían», ya que poseen rasgos muy diferentes a los de una criatura normal, ya sea humana o alienígena. Las siguientes reglas cubren ese vacío y clarifican el proceso.

CREACIÓN DE PERSONAJES SIMBIONTES
En el momento de crear un personaje simbionte, el jugador deberá describir su aspecto y morfología, por ejemplo: una criatura insectoide pegada a la espalda del huésped, un ser bulboso unido a su nuca que descansa sobre su hombro o una larva implantada en el interior de su cavidad torácica.

El máster dará entonces al jugador una ficha adicional pregenerada correspondiente al huésped. Esta ficha se creará siguiendo las reglas normales, con dos excepciones: el huésped no tendrá Ventajas ni Desventajas (a no ser que el máster lo crea necesario para la aventura) y tampoco dispondrá de Puntos de Acción. Lo ideal es que tanto el aspecto como las características del huésped hayan quedado definidas previamente en la biografía personal del simbionte.

El jugador pasará a controlar ambas fichas: las habilidades físicas y Puntos de Vida serán los del huésped mientras que las habilidades que tengan que ver con conocimientos e inteligencia serán las del simbionte. Si el huésped resulta herido mortalmente el simbionte recibirá la mitad del daño total y será separado o expulsado del cuerpo. Si sigue con vida podrá buscar un nuevo anfitrión.

Hay algunas excepciones a tener en cuenta: El simbionte puede recibir ataques apuntados, dependiendo de dónde se encuentre situado según su descripción. En ese caso será él el que reciba la totalidad del daño. Si el simbionte muere, el huésped recibirá la mitad del daño total.

En caso de que el simbionte sea separado contra su voluntad se considerará como un ataque cuerpo a cuerpo del que tanto la criatura como el huésped recibirán el total de daño.

CREACIÓN DE PERSONAJES ROBOTS / IAs
Una IA que utilice un cuerpo robótico símil aparentará ser una de las razas habituales que visitan el Nexo. Sin embargo bajo la piel sintética se esconderá un cuerpo cibernético con sus propias capacidades y limitaciones.

Los Puntos de Vida de un robot se denominan Puntos Estructurales y representan su integridad mecánica. Se calculan según sus atributos, de la misma forma que los PV, multiplicados x2. Si su forma es humanoide, el jugador deberá decidir dónde se alojará el núcleo, es decir su procesador principal, y las localizaciones posibles son cabeza, torso y abdomen. Cualquier impacto en esa zona recibirá un multiplicador de x2 al daño.

Un robot no puede emplear puntos de experiencia para mejorar sus atributos físicos, sin embargo sí que podrá usarlos para mejorar los atributos mentales. Las IAs no pueden tener puntuación de POD y por tanto tampoco poderes psíquicos.

Las IAs no se ven afectadas por los penalizadores por heridas recibidas.

Es muy habitual que el núcleo de una IA sea desmontable, para poder alternar cuerpos o equipamiento. En caso de que la IA sea insertada en un vehículo, nave o cualquier otro tipo de maquinaria, se considerará que el daño recibido afecta a la estructura general. Sólo los impactos apuntados dañarán su núcleo. Si la máquina resulta destruida totalmente la IA recibirá la mitad del daño total, en caso de que éste supere sus Puntos de Vida totales se apagará hasta que pueda ser reparada.

Una IA con acceso a la holored puede volcar su conciencia completa en un servidor fantasma y abandonar su cuerpo físico como medida de seguridad. Es un proceso peligroso que puede tardar varios minutos por una conexión cableada e incluso horas si se realiza de manera inalámbrica. Sólo los servidores más potentes pueden albergar una IA completa, así que primero habrá que tener en cuenta si hay alguno disponible.